Blog


Post: 7B2F

¿ Te han dicho “Yo no uso Facebook” o algo parecido?
Contale que necesita usarlo.

Usar o no una red social (o cualquier cosa digital) no es una postura ética o moral.
Usar Facebook, Instagram, Twitter, Telegram, WhatsApp, Signal, etc, para obtener la dirección de un dentista o sacar un turno con en una peluquería no es un acto político ni religioso, no enuncia al mundo el tipo de persona que alguien es o en la que aspira a convertirse, no coloca a la persona en espectro de cualquier tipo. No tener una red social simplemente imposibilita o dificulta obtener información necesaria.
Salvo casos puntuales donde la gente sufre de problemas de adicción, tener una cuenta de en una red social es inconsecuente.
Es decir, una cosa es vivir para hacer maratones, otra salir a trotar dos horas diarias, luego estaría caminar para ir a los lugares donde necesitamos ir, y otra distinta es decir “no, disculpá, pero yo no camino”.
Nunca conocí a nadie que diga que es bueno pasarse horas frente a cualquier red social, como tampoco es bueno pasarse esa misma cantidad de tiempo jugando Piedra Papel o Tijera; uno siempre debe elegir en qué invierte su tiempo.
Es importante recordar que se puede tener una cuenta en todas las redes sociales que existan en el planeta, anotar el nombre de usuario y contraseña en un lugar seguro que no se pierda si se rompe la computadora, y no usarlos sino cuando haga falta.
De hecho, no hay ni porqué usar un nombre real en las cuentas, podría ser Pepe Lopez de Sarmiento en todas las redes. Entrar al sitio, obtener lo que necesita, y cerrarla.
Otro fenómeno que ocurre es cuando se le comunica a una persona dónde obtener la información en una red social, y le responden “No, yo no uso Twitter, uso Instagram”.
Las redes sociales no son intercambiables, si le pido a un artista que por favor me pase su portfolio, y me envía una dirección de Instagram, no le puedo decir “No, yo no uso Instagram, mandámelo por Tinder”.
De igual manera si hay que proveer a un grupo de personas con textos informativos, horarios, direcciones, preguntas y respuestas, documentos que puedan descargar, y es necesario que la gente pueda comentar, preguntar y responder en cada uno de esos items, no es posible hacerlo en Instagram, la solución es Facebook.
Si hay aplicaciones intercambiables, por ejemplo, en la época de la publicación de este texto, mucha gente -incluyendo quien suscribe- abandonó WhatsApp por sus políticas de privacidad para usar Telegram, Signal, o alguna otra.
Si le digo a mi hermana que no uso más WhatsApp, ella instala Telegram en seis minutos y seguimos haciendo lo mismo que hacíamos en WhatsApp. A ella no le cambia nada.
Para ella no es “una cosa más de qué ocuparse”, si alguien le escribe por WhatsApp, le responde. Si alguien le escribe por Telegram, le responde. Si alguien le envía un SMS, le responde. Tener instalado Telegram en su teléfono no le va a causar ningún trabajo. Ella no va a recibir más mensajes porque tenga otra aplicación; gente que no le escribía cuando no tenía Telegram no le va a comenzar a mandar fotos de gatitos, y si lo hace, lo podría haber hecho via WhatsApp, email, o fax; de cualquier manera la solución es pedirle que no lo hagan más o bloquearlo; el problema no son las redes sociales, sino cómo las usamos.
Distinto es alguien que crea cuentas con su nombre y apellido en todas las redes sociales y agrega o acepta a todos sus amigos y contesta los mensajes que le envían en todas las redes sociales y termina pasando horas diarias sufriendo por haber elegido esa opción. Comentar en fotos, responder mensajes, mirar las publicaciones de otras personas, es una elección. Se pueden tener todas las redes sociales y leer ni contestar un sólo mensaje.
Mi Facebook tiene mi información básica y un sólo mensaje que dice “No uso Facebook para comunicarme, por favor enviarme un correo electrónico”.
No hay motivo para pensar en las redes sociales sino como herramienta necesarias para trabajar u obtener algún dato.
Imaginen estar en el primer día de trabajo decir “No, perdón, pero yo no uso computadoras”
Elazar.Pimentel@Gmail.com



Post: 3E1A

¿Por qué hay gente abandonando WhatsApp por Telegram, Signal y otros programas de mensajería?

Este artículo debería ser largo, pero Internet está repleto de esos.
También debería ser muy técnico, y de esos también está Internet está plagado.
Así que seré lo más breve posible.
Algunos de nosotros usamos WhatsApp porque es conveniente. Otros por trabajo, otros por la familia. Por los mimos tres motivos algunos de nosotros tiene un perfil de Facebook, por más que sólo lo usemos por la familia, trabajo o para poder acceder a información relevante que no está disponible en otro medio.
Facebook compró WhatsApp hace unos años.
Facebook sólo puede tener la información que nosotros colocamos en él más la información de los grupos y personas con los que estamos conectados e interactuamos. Si no interactuamos con grupos o personas, y no ponemos nuestros datos personales en nuestro perfil, Facebook no sabe qué hacemos de nuestra vida.
No es el caso con WhatsApp.
Facebook compró WhatsApp hace unos años, y desde entonces está, de a poco, modificando las Condiciones de Uso y Servicio recaudar cada vez más información acerca de la gente que usa WhatsApp, y almacenarlos en Facebook.
¿Todas las aplicaciones no hacen lo mismo?
No.
Veamos qué recauda cada una de ellas.

Fuente Ámbito https://tinyurl.com/Ambito2021-01-20

Es decir, si utilizamos Signal, la fundación que la administra no tiene ningún dato sombre nosotros.No la comparte con Facebook, ni con nade.
El el caso de Telegram, tiene sólo nuestro número de Teléfono y, si aceptamos, el número de teléfono de nuestros contactos (cuando lo instalamos, podemos decir que no queremos comparrtir esos datos).
Para comunicarnos con nuestros contactos sólo les tenemos que dar nuestro usuario de Telegram (En Telegram hacer click en las tres barras a la izquierda arriba, configuración, y verán su nombre de usuario, que lo podrán modificar o no, y compartir) Así no hace falta que nadie tenga tu teléfono.
Basta con pasarle a sus contactos o poner en la firma de sus correos “Mi contacto de Telegram es @MiNombreDeUsiario” y la gente podrá contactarlos sin saber su número de teléfono personal. Una muy buena prestación de Telegram.

En el caso de WhatsApp, ésta aplicación sabrá:

Además, si bien mucha gente no lo sabe, o lo olvidó, Cambridge Analítica, una empresa de USA, robó toda esta información de más de 70 millones de personas y la vendió al gobierno Ruso.
Ésto no quiero decir que sólo se la vendieron al gobierno Ruso, o que no la tienen más, quiere decir que nos enteramos porque usaron esa información para hacer una campaña de Ingeniería Social que resultó en que, a pesar de que el voto popular de USA diera como ganadora a Hillary Clinton, por la manera que están agrupadas las áreas representadas por el Colegio Electoral de USA, el ganador final fue Donald Trump.
Una sola empresa es capaz de comprar ésta información y usarla para modificar el resultado de las elecciones de unos de los países con el mayor ejercito del mundo. Una de las potencias políticas y económicas del mundo. El país con mayor cantidad de expertos en seguridad informática. El país con las agencias de inteligencias que están a la vanguardia de la preparación humana y tecnológica en el planeta.
Quizá haya gente que esté cómoda con usar WhatsApp y que estos datos sean compartidos con Facebook y que Facebook los ponga a la disponibilidad de terceros, por error, omisión o intención; pero también hay gente que por motivos personales, laborales o ideológicos prefiere no usar WhatsApp.
Antes de decidir, tener en cuanta que no es la primera vez que Facebook transfiere datos de sus usuarios por error, omisión o con intención; y que cada vez que ellos deseen modificar los Términos y Condiciones de uso de WhatsApp, lo único que pueden hacer los usuarios de aceptarlos y dejar que WhatsApp haga lo que guste con sus datos; o dejar de usar WhatsApp.
Telegram y Signal tienen iguales y mejores prestaciones que WhatsApp y no le venden la información a nadie y no hay sido penetrados por ataques informáticos; y si lo fuesen, tienen pocos o nada de datos de sus usuarios, a diferencia de Facebook, que está integrado con WhatsApp.
“Pero, todo el mundo usa WhatsApp”, escucho decir. Si; todo el mundo no usaba el cinturón de seguridad en el automóvil, todo el mundo usaba MSN Messenger. Mac nunca iba a lograr que la gente deje de usar Windows. Linux nunca iba a ser un sistema operativo que la gente usara en su casa, nadie iba a abandonar los autos a combustión por autos eléctricos, nadie iba a dejar de usar Yahoo!, y la lista es larga.
La gente usa los programas y las cosas hasta que no las usa.

Para instalar Telegram y Signal:

Telegram:


Signal:

Elazar.Pimentel@elazarpimentel

Post: EE4A

CONOCÉS ZOOM, PERO PRONTO VAS A ESCUCHAR ACERCA DE GOOGLE CLASSROOM


Pocas de las personas que tienen acceso a computadoras no han oído hablar de Zoom. Al igual que Excel, generalmente se usa para la tarea equivocada.
La gente usa Excel como un programa de base de datos, para hacer listado, en vez de hacer cálculos. Microsoft se ha visto obligado a agregarle funciones de base de datos; a pesar que ya tienen una herramienta mucho mejor para adeministrar datos, Microsoft Access.
El problema se puede dividir ampliamente en dos categorías, costumbre de uso y falta de información.
Si las empresas formaran a su gente en Access -e insistieran en ello- o aprenderían por iniciativa propia; El acceso sería una de las herramientas más utilizadas en la oficina.
En cambio, como muchos de nosotros sabemos, incluso las agencias gubernamentales especializadas mantienen información muy sensible de la base de datos en hojas de cálculo destinadas a hacer cálculos, no almacenar datos (ver artículo de noticias aquí)
En 2020, algo similar está sucediendo con Zoom -y algunas otras plataformas de videoconferencia-, la gente no las está usando para conferencias, sino para impartir clases.
Aquellos de nosotros que asistimos a clases en línea, ya sea en la escuela, capacitación o ayudando a otros a unirse a las reuniones de Zoom de la escuela, sabemos muy bien lo inadecuado que es Zoom para que el maestro o el orador reproduzca videos, archivos de audio o use una pizarra; de hecho, la mayoría de la gente usa una presentación de PowerPoint y escribe en ella, mientras comparte su escritorio.
No es así como se supone que se debe usar Zoom y, lo que es más importante, no es la herramienta adecuada para el trabajo.
Por lo general, el asistente debe recibir una URL con la invitación, crear un evento en un calendario personal para recordar la reunión, si hay tareas que entregar, la fecha de vencimiento también debe agregarse manualmente al calendario personal.
Luego, el anfitrión probablemente enviará un correo electrónico a una lista de correo electrónico creada manualmente, que generalmente se vuelve obsoleta a los pocos días de su creación -Todavía recibo correos electrónicos de una clase que dejé hace meses- y luego el anfitrión recibirá correos electrónicos de todos los Participantes; si hay conocimiento que extraer de los correos electrónicos, los demás participantes no se beneficiarán de él; o, si uno de los participantes tiene una pregunta sobre una clase perdida, todos los que asistieron a la clase tienen que perder el tiempo leyendo un correo electrónico que no les ayuda en absoluto.
¿Suena familiar?
Bueno, Google Classrooms es la herramienta para el trabajo. No entraré en detalles sobre cómo funciona, pero supongo que a estas alturas ya puede imaginar que resuelve todos los problemas que he subrayado en los párrafos anteriores.
El maestro / anfitrión crea un aula, agrega fechas, se crea un calendario, agrega material al aula, asignaciones, fechas de entrega, fechas de reuniones y luego agrega a los participantes; que tienen acceso a todo y obtienen actualizaciones automáticas y recordatorios en un calendario compartido por toda la clase.
Hay una pizarra real, videoconferencia, un tablero de mensajes que se puede moderar para que contenga solo información útil, y es aproximadamente el 10% del precio de Zoom, dependiendo de la entidad que desee utilizarlo, y algunos otros factores.
Puedes ver un buen video de YouTube de Google Classroom AQUÍ.

Elazar.Pimentel@Gmail.com